Ya que Trump no pudo ganar demócraticamente, ahora pelea para que la Corte Suprema, de mayoría republicana, deseche a Biden y lo ponga como ganador

Fiscal General de Texas, que había sido acusado en 2015 a cadena perpetúa, pide a la Corte Suprema de EEUU que ayude a Trump a cambiar el resultado electoral

En busca de sus cinco minutos de fama y de desviar la atención de sus crimenes anteriores, el fiscal general del estado de Texas dijo el martes que presentó una demanda contra los estados de Georgia, Michigan, Pensilvania y Wisconsin en la Corte Suprema, afirmando que los cambios que hicieron a los procedimientos electorales por la pandemia de coronavirus eran ilegales. Pd. El Estado de Texas no tiene el poder de intervenir en las gobernaturas, ni legislaturas ni resoluciones judiciales de otros estados.

Fiscal General de Texas, que había sido acusado en 2015 a cadena perpetúa, pide a la Corte Suprema de EEUU que ayude a Trump a cambiar el resultado electoral
pols_feature33
Ken Paxton

La demanda, anunciada por el fiscal general de Texas, el republicano Ken Paxton, fue presentada directamente ante la Corte Suprema, como está permitido para ciertos litigios entre estados, y busca ayudar al presidente Donald Trump a cambiar los resultados de las elecciones de Estados Unidos.

La Corte Suprema tiene una mayoría conservadora de 6-3 e incluye a tres jueces nombrados por Trump, sin embargo, no está obligada a examinar el caso.

La medida representa el más reciente esfuerzo legal para revertir la derrota del mandatario republicano ante el presidente electo, Joe Biden, en la elección del 3 de noviembre.

Biden, un demócrata, ganó en Georgia, Michigan, Pensilvania y Wisconsin. La campaña de Trump y los aliados del presidente han presentado demandas en cada uno de esos estados, sin éxito, realizando afirmaciones de fraude electoral generalizado, sin entregar evidencia.

El Fiscal General de Texas, Ken Paxton, un fan de Trump obcecado, en el pasado año 2015 enfrentó acusaciones en los tribunales del Condado de Collin por tres delitos graves, donde se enfrentó a una posible condena de 99 años de cárcel.

La noticia de las acusaciones se filtró cuando el Fiscal Especial Kent Schaffer informó al New York Times que el gran jurado había sellado las acusaciones. Así es como se desglosaban los cargos:

-Dos cargos de fraude de valores en primer grado que conlleva una pena de 5 a 99 años;

-Un cargo por no haberse registrado en la Junta de Valores del Estado de Texas, con una pena de 2 a 10 años.

Comentarios
Fiscal General de Texas, que había sido acusado en 2015 a cadena perpetúa, pide a la Corte Suprema de EEUU que ayude a Trump a cambiar el resultado electoral
You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW