El presidente y su Administración nunca le dieron la importancia apropiada al control de virus

La Mentira del Año: La Minimización y la Negación del Coronavirus. "El virus va a desaparecer como por arte de milagro"

Un taxista de Florida y su esposa habían visto y oído suficientes teorías de conspiración online para creer que el virus esta siendo exagerado y creyeron que quizá todo era un engaño, principalmente de boca del presidente y sus funcionarios. Así que decidieron no usar mascarillas. Cayeron enfermos. Ella murió. Una lástima. A Trump no le importó. Luego un profesor universitario tuvo problemas para conseguir su medicamento contra el lupus después de que el presidente lo promocionara como tratamiento para la nueva enfermedad. Una enfermera del hospital se decepcionó al escuchar a un paciente de la UCI insistir en que su enfermedad no era nada peor que la gripe, sin tener en cuenta el silencio de las camas de al lado.  

La Mentira del Año: La Minimización y la Negación del Coronavirus. "El virus va a desaparecer como por arte de milagro"
EpWq1jKXEAACiVi
EpWq1jKXEAACiVi

Para PoliFact, el famoso sitio verificacdor, estas son las mentiras que infectaron a Estados Unidos en 2020. Las peores no sólo fueron dañinas, sino mortales.

Por ello PoliFact otorga el premio a la Mentira del Año para Trump y su equipo de trabajo por minimizar la letalidad del coronavirus e insistir en que este "no era más que una gripe".

El presidente Donald J. Trump alimentó la confusión y las conspiraciones de los primeros días de la pandemia de coronavirus. Adoptó la teoría de que la COVID-19 era sólo una pequeña fracción de los miles y miles de muertes. Socavó la orientación de salud pública para el uso de mascarillas y lanzó al Dr. Anthony Fauci como si este fuera un chanclo poco fiable.

Pero la infodemia no fue el trabajo de una sola persona.

Malos actores anónimos ofrecieron desinformación y ciencia basura. Los escépticos onine hicieron falsas acusaciones de que los hospitales rellenaron sus números de casos de coronavirus para generar pagos de bonos. Los influyentes presentadores de opinión de la televisión y la radio dijeron a millones de espectadores que el distanciamiento social era una broma y que los estados tenían todo el equipo de protección personal que necesitaban (cuando no lo tenían).

Era una sinfonía de contra-narrativa, y Trump era el director, si no el compositor. El mensaje: La amenaza a su salud fue exagerada para dañar la fortuna política del presidente.

Cada año, los editores de PolitiFact revisan las declaraciones más inexactas del año para elevara una de ellas como la Mentira del Año. El "premio" se conforma en una declaración, o una colección de afirmaciones, que prueban ser la consecuencia sustantiva del socavamiento de la realidad.

Se ha vuelto más y más difícil elegir cuando los cínicos expertos y políticos no pagan mucho por decir cosas que no son verdad. Durante el último mes, las afirmaciones no probadas de fraude electoral masivo han puesto a prueba las instituciones democráticas y ciertamente califican como históricas y peligrosamente calvas. Afortunadamente, los fundamentos constitucionales que sustentan la democracia americana se mantienen.

Mientras tanto, el coronavirus ha matado a más de 300.000 personas en los Estados Unidos, una crisis exacerbada por la imprudente propagación de falsedades.

"Siempre quise restarle importancia"

El 7 de febrero, Trump le confesó al periodista y autor Bob Woodward que los peligros del nuevo virus que se estaban extendiendo por todo el mundo, que fue originado en el centro de China, y le dijo con gran seguridad que el virus sí se transmitía por medio del aire, que era delicado y "más mortal que incluso una extenuante gripe".

Pero al público general Trump le dijo otra cosa. El 26 de febrero, el presidente apareció con su grupo de trabajo sobre el coronavirus en la abarrotada sala de reuniones de la Casa Blanca. Un periodista preguntó si sería adecuado decirle a los estadounidenses sanos que debían cambiar su comportamiento.

"Lávate las manos, mantente limpio. No tienes que agarrarte necesariamente de cada pasamanos a menos que tengas que hacerlo", dijo Trump en la sala riéndose. "Quiero decir, ve esto igual que a una gripe".

Tres semanas después, el 19 de marzo, reconoció a Woodward:

"Para serle sincero, siempre quise restarle importancia. Todavía me gusta restarle importancia. Porque no quiero crear pánico".

Sus acólitos en la política y los medios de comunicación estaban en la misma página. Rush Limbaugh le dijo a su audiencia de unos 15 millones el 24 de febrero que el coronavirus se estaba exagerando para dejar mal parado a Trump, cuando en realidad era sólo "un resfriado común, amigos".

Por supuesto que estas afirmaciones eran erróneas. Incluso en las primeras semanas, estaba claro que el virus tenía una mayor tasa de mortalidad que el resfriado común, con peores efectos secundarios potenciales, también.

A medida que el virus se propagaba, también lo hacía el mensaje de restarle importancia.

"Hay muchas fuentes con información errónea, y hay muchos funcionarios electos, además de Trump, que no han tomado en serio el virus o han promovido la desinformación", dijo Brendan Nyhan, un profesor del gobierno en el Dartmouth College. "No es sólo una historia de Trump, y es importante no quitar el papel de todos los demás fuera de la narración".

Ocultar los números

En agosto, hubo un movimiento creciente en Twitter para cuestionar el desproporcionadamente alto número de muertes de COVID-19 en los Estados Unidos.  

Los escépticos citaron los datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades en donde supuestamente se afirmaba que sólo el 6% de las muertes por COVID-19 podrían atribuirse realmente al virus. El 24 de agosto, el presentador de BlazeTV Steve Deace lo amplió en Facebook.

"Aquí está el porcentaje de personas que murieron de o por Covid sin comorbilidad subyacente", dijo a sus 120.000 seguidores. "Según el CDC, eso es sólo el 6% de las muertes con Covid hasta ahora."

Eso tergiversó la realidad de las muertes por coronavirus.

El CDC siempre había dicho que las personas con problemas de salud subyacentes -comorbilidades- eran más vulnerables si se contagiaban de COVID-19. El informe señalaba que el 6% murió de COVID19 incluso sin tener un riesgo evidente. Es decir, murió gente sana sin enfermedades de base cuando cayeron contagiadas de coronavirus. Pero los escépticos, intencionadamente, le habían dado otro giro a la narrativa, uno totalmente diferente al informe, en donde esta vez (de todas las muertes habidas en los hospitales en lo que iba del año), solo el 6% de las muertes eran por COVID19. Sin duda, era una tergiversación malintencionada. Y debió haber sido castigada por las autoridades. Pero no se hizo.

En cambio, la mentira se siguió esparciendo libremente, luego los escepticos se convencieron y convencieron a millones de que estaban en lo correcto, lo que confirmaba indudablemente sus creencias acerca de la letalidad de la enfermedad: era más peligrosa una gripe común que el mismo COVID19. Los usuarios de Facebook copiaron y pegaron la desviada narrativa de personajes influyentes como Amiri King, que tenía 2,2 millones de seguidores en Facebook antes de que fuera expulsado del sitio. La revista The Gateway Pundit, un sitio trumpista de noticias falsas, llamó a esa cifra distorsionada del CDC el "Informe Impactante".

Y para coronar la mentira en el más alto podium de las realidades, el presidente Trump salía encumbrandola a nivel mundial:

"Vi una estadística que salió el otro día, que decía que sólo el 6% de las personas fueron las que realmente han muerto por COVID, lo cual es muy interesante, o sea, la verdad es que murieron por otras razones", le había dicho a la presentadora de Fox News, Laura Ingraham, el 1 de septiembre.

Fauci, director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas, rapidamente salió en el programa de television "Good Morning America" desmintiendo al presidente:

"El punto que el CDC estaba tratando de hacer es que un cierto porcentaje de personas estaban sanas cuando murieron por COVID", dijo. "Esto no significa que alguien con hipertensión o diabetes que haya muerto por COVID no haya muerto de COVID, porque ciertamente murieron por el virus (el virus se les complicó debido a sus enfermedades)."

Pero a Trump no le gusta perder y redobló sus palabras al retuitear el post de la falsa narrativa de una cuenta cuyo perfil contenía lemas y símbolos del grupo de teorías de conspiración QAnon, un movimiento conspirativo que afirma que los demócratas y las élites de Hollywood son miembros de una red clandestina de pedofilia.

La información falsa se movió entre los medios sociales, Trump y la TV, donde crearon su propio bucle de retroalimentación.

"Es una especie de efecto de eco, donde Donald Trump ciertamente busca información que resuene con sus audiencias y que apoye sus objetivos políticos. Y sus audiencias buscan ser amplificadas, por lo que se les incentiva para que le den su información", dijo Kate Starbird, profesora asociada y experta en desinformación de la Universidad de Washington.

Debilitando la armadura: Desinformando acerca del uso de las mascarillas

Al comienzo de la pandemia, los CDC le dijeron a la gente sana que no usara mascarillas para que no hubiera desabastecimiento pues se necesitaban para los proveedores de atención médica en primera línea. Pero el 3 de abril la agencia cambió sus pautas, diciendo que todos los estadounidenses deberían usar mascarillas de tela no médicas en público, pues ya habían existencias suficientes.

Trump, obligado por el cortejo político, hizo un anunció en televisión mostrando la "Guía del CDC sobre el uso de mascarillas y distanciamiento social para controlar el COVID19, pero luego, ahí mismo, la destruyó al no mostrar el caracter necesario para mandar y disciplinar a la población en tiempos de guerra y peligro.

"Es voluntario. No tienes que seguirla. Es una guía sugerida por un período de tiempo, pero es voluntario si la tomas o no", dijo en la rueda de prensa. "No creo que yo vaya a seguirla (como ponerse una mascarilla)".

En lugar de un avance en las mejores prácticas de prevención del coronavirus, las mascarillas faciales se convirtieron en una línea divisoria entre los cálculos políticos de Trump y su toma de decisiones como presidente. Los estadounidenses no vieron a Trump usando una mascarillas hasta una visita en julio al Centro Médico Militar Nacional Walter Reed.

Mientras tanto, los desinformadores inundaron la Internet con salvajes reclamos: Las mascarillas reducen el oxígeno. Las mascarillas producen hongos. Las mascarillas atrapan al coronavirus. Las mascarillas no funcionan.

En septiembre, el CDC reportó una correlación entre la gente que fue a bares y restaurantes, donde las mascarillas no era usadas consistentemente, y los resultados positivos que arrojaban las pruebas por COVID-19.

Los bloggers y los medios de comunicación escépticos respondieron con un informe engañoso sobre las mascarillas.

El 13 de octubre, la historia aterrizó en el programa insigne de Fox News, "Tucker Carlson Tonight". Durante el programa, Carlson afirmó que "casi todos -85%- los que contrajeron el coronavirus en julio llevaban una mascarillas".

"Así que claramente (llevar una mascarilla) no funciona como nos dicen que debiera funcionar", dijo Carlson.

Claro que Carlson mentía, y tergiversó una pequeña muestra de personas que dieron positivo aun cuando llevaban mascarillas. Los funcionarios de salud pública y los expertos en enfermedades infecciosas han sido coherentes desde abril al decir que las máscaras faciales son una de las mejores maneras de prevenir la propagación de COVID-19.

Pero dos días después, Trump repitió la estadística del 85% durante un mitin y en un ayuntamiento con Savannah Guthrie de la NBC.

"Le digo a la gente que use mascarillas", dijo en el ayuntamiento. "Pero justo el otro día, salieron con una declaración de que el 85% de las personas que usan mascarillas se contagian."

El asalto a los hospitales

El 24 de marzo, la enfermera registrada Melissa Steiner trabajó su primer turno en la nueva UCI COVID-19 de su hospital del sudeste de Michigan. Después de su jornada de 13 horas cuidando a dos pacientes críticos con respiradores, publicó un vídeo con lágrimas en los ojos.

"Honestamente, chicos, me sentí como si estuviera trabajando en una zona de guerra", dijo Steiner. "Estaba completamente aislada de los miembros de mi equipo, con recursos limitados, suministros limitados, respuestas limitadas de los médicos porque están igual de abrumados".

"Ya me estoy quebrantando, así que por el amor de Dios, gente, por favor tomen esto en serio. Esto es muy malo".

El puesto de Steiner fue una de las muchas súplicas emocionales ofrecidas por los abrumados trabajadores del hospital la primavera pasada, instando a la gente a tomar la amenaza en serio.

Los escepticos montaron una contraofensiva.

El 28 de marzo, Todd Starnes, un comentarista y presentador de radio conservador, twitteó un video desde las afueras del Centro Hospitalario de Brooklyn. Había pocas personas o coches a la vista.

"Esta es la 'zona de guerra' fuera del hospital en mi vecindario de Brooklyn", dijo Starnes sarcásticamente. El video tuvo más de 1,5 millones de visitas.

El video de Starnes fue uno de los primeros ejemplos de #FilmYourHospital, una tendencia conspirativa de los medios sociales que hizo retroceder la idea de que los hospitales habían sido forzados por un rápido influjo de pacientes con coronavirus.

Varias personalidades de la Internet pidieron a la gente que saliera a filmar sus propios videos. El resultado: una serie de clips generados por los usuarios y tomados fuera de los hospitales, donde no se veía fácilmente la respuesta a la pandemia. En el transcurso de una semana, los videos de #FilmYourHospital fueron subidos a YouTube y publicados decenas de miles de veces en Twitter y Facebook.

Casi dos semanas y más de 10.000 muertes después, Fox News presentó a un invitado que abrió un nuevo asalto de desinformación a los hospitales.

El Dr. Scott Jensen, médico de Minnesota y senador estatal republicano, dijo a Ingraham que, debido a que los hospitales estaban recibiendo más dinero para los pacientes de COVID-19 en Medicare -como resultado de un proyecto de ley de estímulo del coronavirus- estaban sobrecargando los casos de COVID-19. No tenía ninguna prueba de fraude, pero la cínica historia se disparó.

Trump usó este falso informe en su campaña para continuar minimizando el número de muertes.

"Nuestros médicos reciben más dinero si alguien muere a causa de COVID", dijo Trump a sus seguidores en una manifestación en Waterford, Michigan, el 30 de octubre. "Lo sabes, ¿verdad? Quiero decir, nuestros médicos son personas muy inteligentes. Así que lo que hacen es decir, 'Lo siento, pero, ya sabes, todo el mundo muere por culpa de COVID'".  

La verdadera noticia falsa: The Plandemic (La Plandémia)

La desinformación más viral de la pandemia se diseñó para que pareciera que tenía la bendición de gente en la que los estadounidenses más confían: científicos y médicos.

En un video de 26 minutos llamado "Plandemic: La Agenda Oculta Detrás de COVID-19", un ex científico del Instituto Nacional del Cáncer afirmó que el virus fue manipulado en un laboratorio, la hidroxicloroquina es efectiva contra los coronavirus, y las mascarillas hacen que la gente se enferme.

Las conspiraciones de Judy Mikovits recibieron más de 8 millones de visitas en mayo gracias en parte a la máquina de la indignación en línea -activistas antivacunas, grupos antibloqueo y partidarios de QAnon- que empujan la desinformación a la corriente principal. El videocirculó en un esfuerzo coordinado para promover el lanzamiento del libro de Mikovits.

Un par de meses más tarde, un esfuerzo similar impulsó otro video de médicos que se oponen a los hechos a millones de personas en sólo unas pocas horas.

El 27 de julio, el periodico de derechas Breitbart publicó un clip de una conferencia de prensa organizada por un grupo llamado America's Frontline Doctors frente a la Corte Suprema de los Estados Unidos. Con su aspecto autoritario en bata de laboratorio blanca, estos médicos desalentaron el uso de mascarillas y dijeron falsamente que ya existía una cura en la hidroxicloroquina, un fármaco utilizado para tratar la artritis reumatoide y el lupus.

Trump, que había estado hablando de la droga desde marzo y afirmó que la estaba tomando él mismo como medida preventiva en mayo, volvió a twittear clips del evento antes de que Twitter los eliminara como información errónea sobre COVID-19. Defendió a los "muy respetados doctores" en una conferencia de prensa del 28 de julio.

Cuando Olga Lucía Torres, profesora de la Universidad de Columbia, escuchó a Trump pregonando la droga en marzo, supo que no era un buen augurio para su propia receta. Sin duda, la desinformación llevó a una corrida de hidroxicloroquina, creando una escasez para los estadounidenses como ella que necesitaban la droga para las condiciones crónicas.

Pacientes de lupus fueron a sus farmacias locales para solicitar su suministro de 90 días de medicación. Pero les dijeron que sólo le concedían recargas parciales. Les tomó tres semanas recibir su medicamento por correo.

"¿Qué pasa con toda la gente que fue silenciada y perdió el acceso a su medicación básica porque la gente corrió a sus médicos y rogó para tomarla?" Torres dijo.

No hay conversión en cama de enfermo

El 26 de septiembre, Trump organizó una ceremonia en la rosaleda de la Casa Blanca para anunciar a su nominada judicial que reemplazaría a la difunta Ruth Bader Ginsburg en la Corte Suprema de los Estados Unidos. Más de 150 personas asistieron al evento de presentación de Amy Coney Barrett. Pocos llevaban mascarillas y las sillas no estaban separadas.

En las semanas siguientes, más de dos docenas de personas cercanas a Trump y a la Casa Blanca se infectaron con COVID-19. A principios del 2 de octubre, Trump anunció su prueba positiva.

Aquellos que esperaban que la experiencia y el tratamiento exitoso de Trump en Walter Reed pudieran informar su opinión sobre el coronavirus se decepcionaron.

Trump volvió a minimizar la amenaza durante sus primeros momentos en la Casa Blanca. Se quitó la mascarilla y grabó un vídeo.

"No dejes que te domine. No le tengas miedo", dijo, describiendo las terapias experimentales y fuera de alcance del ciudadano de a pie que recibió. "Vas a vencerlo".

En el relato de Trump, su hospitalización no fue el producto de un mal juicio sobre organizar sus grandes reuniones como el evento del Rose Garden, sino la consecuencia de liderar con valentía. Además, ahora, afirmaba, era inmune al virus.

En la mañana siguiente a su regreso de Walter Reed, Trump tuiteó un recuento de las muertes por gripe estacional que sumaban 100.000 vidas y añadió que COVID-19 era "mucho menos letal" para la mayoría de las poblaciones. Aquello no era más que pura desinformación deliberada. La verdad era que el promedio de muertes por gripe en la última década en EE.UU. es de 36.000, y los expertos dijeron que COVID-19 es más mortal para cada grupo de edad mayor de 30 años.

Cuando Trump dejó el hospital, el número de muertes de COVID-19 en EE.UU. fue de más de 200.000. Hoy en día es más de 300.000. Mientras tanto, este mes el presidente ha seguido adelante con una serie de fiestas en el interior de la Casa Blanca.

Comentarios
La Mentira del Año: La Minimización y la Negación del Coronavirus. "El virus va a desaparecer como por arte de milagro"
You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW